Urge la ONU revolucionar la educación sexual en las escuelas

11-01-2018

La UNESCO urgió a adoptar un enfoque más abierto e integral en la educación sexual.

¿El objetivo? Que niños y adolescentes tengan una vida sana, bienestar y estén menos expuestos a riesgos como embarazos no deseados, VIH, pornografía, tráfico y explotación sexual.

En la nueva versión de Orientaciones Técnicas Internacionales sobre Educación en Sexualidad, la UNESCO sostiene que una educación sexual abierta e integral también ayudará a sensibilizar sobre derechos humanos, acoso sexual y a reducir los prejuicios, el bullying y etiquetas contra la comunidad LGBTI.

El manual promueve el aprendizaje estructurado de la sexualidad y las relaciones de una manera positiva y centrada en interés superior del joven y alienta a las autoridades nacionales a la elaboración de programas escolares.

Dicho informe tienen por objeto ayudar a los legisladores de todos los países a diseñar planes de estudio precisos y adaptados a los alumnos de 5 a 18 años de edad.

Para la UNESCO la educación sexual ayuda a que los jóvenes alcancen una actitud y un comportamiento más responsable en materia de salud sexual y reproductiva.

La considera «esencial» para combatir el abandono escolar de las niñas y adolescentes debido a los matrimonios forzosos o precoces, los embarazos adolescentes u otros motivos relacionados con la sexualidad y la salud reproductiva.

Además, la ve «necesaria», dado que en algunas partes del mundo dos de cada tres niñas revelaron no saber qué les estaba ocurriendo cuando empezaron a menstruar y los embarazos y las complicaciones del parto son la segunda causa de muerte entre las menores de entre 15 y 19 años.

La UNESCO argumenta que la educación sexual, dentro o fuera de la escuela, no aumenta la actividad sexual ni los comportamientos sexuales considerados de riesgo o el número de contagios de enfermedades como el sida.

Según el informe, muchos jóvenes se acercan a la edad adulta con mensajes contradictorios, negativos y confusos sobre la sexualidad que a menudo se ven agravados por la vergüenza y el silencio de los adultos.

En muchas sociedades, las actitudes y las leyes desalientan la discusión pública de la sexualidad y el comportamiento sexual, y las normas sociales pueden perpetuar la desigualdad de género en las relaciones, la planificación familiar y el uso moderno de anticonceptivos.

La ONU alerta sobre la información y las imágenes sexuales ampliamente disponibles en internet, lo que suele ser el primer contacto con la sexualidad.

De ahí la importancia de una educación sexual positiva, precisa y sin prejuicios para contrarrestar información inexacta e inapropiada que suele difundirse por medio de estas nuevas tecnologías y que incluso promueve conductas sexuales que alientan violencia de género y acoso cibernético.

El informe sostiene que los niveles más altos de acoso cibernético y victimización están relacionados con niveles más altos de afecto depresivo, con víctimas que reportan sentimientos de tristeza, desesperanza e impotencia.

Por otro lado, la UNESCO reconoce que no existe suficiente investigación sobre las vidas y necesidades sexuales y reproductivas de los jóvenes LGBTI.

Los programas tradicionales de educación suelen omitir el contenido relevante para las poblaciones LGBTI, incluida la información sobre las características sexuales o las variaciones biológicas que afectan a los niños y jóvenes intersexuales.

El informe asegura que los jóvenes LGBTI matriculados en la escuela se ven particularmente afectados por el daño y la discriminación. Por ejemplo, se ha demostrado que la homofobia y la transfobia en la escuela obstaculizan el aprendizaje y sientan las bases para formas de acoso más vengativas y violentas.

Sufren mujeres más abusos

El 25 por ciento de los niños experimentan violencia física y el 36 por ciento experimenta violencia emocional, según datos de la ONU.

Cada año, se estima que 246 millones de niños están sujetos a algún tipo de violencia de género.

Los estudiantes que se percibe que no se ajustan a las normas sexuales y de género vigentes, incluidos los que son lesbianas, gays, bisexuales o transgénero, son más vulnerables a la violencia en las escuelas.

Casi 3 millones de niñas de entre 15 y 19 años en el mundo se someten a abortos inseguros. Las adolescentes sufren una proporción significativa y desproporcionada de muertes y discapacidad por prácticas de aborto inseguras en comparación con las mujeres mayores de 20 años.

El 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo han experimentado violencia física y/o sexual de la pareja o violencia ajena a su pareja en el transcurso de sus vidas.

Alrededor de 120 millones de niñas en todo el mundo (casi 1 de cada 10) han tenido relaciones sexuales forzadas. El 20 por ciento de las mujeres, y entre el 5 por ciento y el 10 por ciento de los hombres informan haber sido víctimas de violencia sexual cuando eran niños.

Por otra parte, la organización señala que al menos 200 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a mutilación genital en 30 países. La mayoría antes de los cinco años.

Asimismo, en el África subsahariana, 4 de cada 10 niñas se casan antes de los 18 años, mientras que en América Latina y el Carbie el 24 por ciento de las mujeres de entre 20 y 24 años se casaron en la infancia.

Gabriela Sotomayor, Ginebra, Suiza.
Para Reforma.

Compartir este artículo

Artículo 19 pide a AMLO que deje de demonizar a la prensa

Artículo 19 pide a AMLO que deje de demonizar a la prensa

La directora ejecutiva de Artículo 19 internacional, Quinn McKew hace un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador a poner alto a los ataques contra su organización y periodistas pues los pone en peligro y considera que al demonizar…