EPN, la negación de la negación y el informe de Estados Unidos

15-04-2016

Dos-puntosLlama la atención que el gobierno de Enrique Peña Nieto no ha rechazado frontalmente el  informe de derechos humanos en el que Estados Unidos pinta, una vez más, una oscura situación en México. En otras ocasiones este gobierno se ha caracterizado por una lamentable y desafortunada negación de la situación y por el descrédito de los informes presentados por expertos de Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. De igual forma, ha dado la espalda a la sociedad civil mexicana y ha censurado a la prensa. Sin embargo, esta vez no rechazó el informe, ni respondió al estilo Venezuela.

En su informe el Departamento de Estado de EU reiteró su postura de 2013 y 2014 con respecto a México y en 34 páginas dedicadas al país describió graves violaciones de derechos humanos, muchas de ellas perpetrados por fuerzas oficiales. Habla de enfrentamientos en Apatzingán, Tanhuato, de asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones , tortura, asesinatos de periodistas, secuestros y agresiones a migrantes, impunidad, la complicidad de funcionarios con el crimen organizado, así como la violencia contra las mujeres.

“La impunidad de los abusos contra los derechos humanos sigue siendo un problema en todo el país, con tasas extremadamente bajas de delitos procesados”, refiere el informe, aquí el link.

La ocasión no ameritó que ningún ministro de estado reaccionara con toda seriedad al informe presentado por el responsable de la política exterior de EU. Fue el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el encargado de responder que «nunca hemos negado que México enfrenta desafíos y retos en materia de derechos humanos. Tenemos la convicción de que se está haciendo un gran esfuerzo del gobierno federal para atender todos y cada uno de los retos que México enfrenta».

¿Eso es lo que contesta el subsecretario? Que México nunca lo ha negado? ¿Piensa que tenemos corta memoria?

El subsecretario en el marco del 10° aniversario del Consejo de Derechos Humanos de la ONU aquí en Ginebra lanzó críticas por demás negativas: “Considerando el alto impacto que tienen las observaciones y recomendaciones emitidas por los mecanismos de derechos humanos (de la ONU), nos parece indispensable que éstos verifiquen cabalmente la información que tienen bajo su estudio y la analicen en estricto apego al derecho internacional. En consecuencia, deberían emitir observaciones sólidamente fundamentadas, que reflejen objetividad y profesionalismo, para facilitar la tarea de los Estados en su instrumentación”.

¿Acaso no es negarlo desacreditar el informe del Relator contra la Tortura diciendo que el experto, cuyo prestigio es indiscutible, no tiene ética profesional? Precisamente, el diferendo con el Relator empezó aquí en el mismo foro a raíz de la presentación de su informe sobre su visita al país cuando México respondió: “Deseamos reiterar ante este Consejo (de Derechos Humanos) que no podemos compartir una aseveración como la que propone el relator en el sentido de que la tortura es una práctica generalizada en el país ya que no corresponde con la realidad”.

Del mismo modo el gobierno ha tirado por los suelos informes de la CIDH, de Human Rights Watch, pospuso la visita del Relator de la ONU sobre Defensores de Derechos Humanos y la visita de seguimiento del Relator sobre la Tortura, visitas clave para lo que se vive en el país en estos momentos, lo que en mi opinión va mucho más allá de la negación y resulta preocupante. ¿Y no es negarlo mandar a su casa al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la CIDH que investigaban el destino de los 43 estudiantes de Ayotzinapa?¿Es así como se demuestra su voluntad de llegar a la verdad?

Es ofensivo decir ante la magnitud de la situación que el gobierno enfrenta “cada uno de los retos”. Reconocer los desafíos no basta y francamente, lo que dicen ya no importa. ¿Qué tal si se concentran en sus acciones? Hasta ahora lo que el gobierno ha hecho, además de sumir al país en esta grave crisis y en esta espiral de violencia, es pisotear nuestros derechos. Hechos, que se entienda bien, los mexicanos queremos hechos. El camino es largo ante la falta del estado de derecho y un país dolido en el que la tortura, desapariciones forzadas, impunidad, violencia y corrupción son generalizadas.

¿Qué tal si a su regreso de la gira por Alemania y Dinamarca, el Presidente y sus colaboradores se plantean seriamente cómo cumplirle al pueblo mexicano, cómo encontrar a sus desaparecidos y cómo castigar a políticos corruptos?¿Qué tal si se ponen manos a la obra y dejan de aplicar la ley del silencio a las voces críticas o de hacer declaraciones intrascendentes?

Hechos son amores.

Gabriela Sotomayor.
Ginebra, Suiza, 15 de abril de 2016.

Compartir este editorial

 

Editoriales anteriores

 

¿De qué se ríe Javier Duarte?

“En una exacta foto del diario, señor ministro del imposible, vi en plena risa y en plena euforia y en pleno gozo su rostro simple. 
Seré curioso, señor ministro, 
de qué se ríe, de qué se ríe» ( Mario Benedetti). Con la risita nerviosa de Javier Duarte en el momento de su captura me vino a la memoria ese texto que después fue musicalizado.

Decepciona el silencio de la ONU sobre el muro de Trump

Corresponsales de ONU en Ginebra hemos expresado serias preocupaciones por la falta de una voz crítica y contundente de Naciones Unidas sobre la orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos Donald Trump sobre la construcción del Muro en la frontera con México y la posible deportación de unos tres…

Es cierto Señor Presidente, sólo tenemos malas noticias

Esta vez me dirijo a usted Señor Presidente Enrique Peña Nieto para decirle que tiene razón en decir que los medios de comunicación inundan el espacio con malas noticias. Es cierto, totalmente cierto y uno de los responsables de que así sea es usted Señor Presidente, su querida esposa y sus allegados. Su gobierno…