FIFA: ¿Camino a la transparencia o estancada en más de lo mismo?

22-02-2016

Dos-puntosEl futuro de la FIFA será decidido el próximo 26 de febrero con las elecciones de su nuevo presidente y está por verse si es real la voluntad de cambio hacia la transparencia o si los electores se conformarán con más de lo mismo, es decir, con una FIFA corrupta y enfocada en hacer negocio utilizando la nobleza de la afición y la pasión mundial que genera este deporte.

Este jueves en Zurich, Suiza, sede de la asociación deportiva más poderosa del mundo, siempre y cuando la policía suiza no les vuelva a dar un buen susto, los representantes de las federaciones de fútbol de todos los rincones del planeta tendrán como tarea elegir a un nuevo presidente que devuelva credibilidad y sobre todo transparencia al desgastado organismo y el que habrá de ponerle punto final a la historia a la que se ha dado en llamar la “Fifa Nostra”.

Hasta el momento, ninguno de los 5 candidatos se ha bajado de la contienda para suceder al suizo Joseph Blatter quien estuvo al mando del organismo desde 1998 y quien ha sido suspendido de toda actividad  relacionada al fútbol desde el 8 de octubre de 2015 al 21 de diciembre de 2023 por un pago de 2 millones de francos a Michel Platini, decisión a la que ha apelado y de la que espera respuesta esta misma semana.

Platini, presidente de la UEFA y el hombre fuerte e incuestionable para suceder a Blatter, también fue suspendido 8 años por el mismo motivo del pago millonario que no pudo justificar y es debido a ello que se quedará fuera de la cancha,  y tendrá que ver desde la tribuna cómo otro,  en su lugar , se lleva la ansiada corona y se declara campeón.

De los cinco candidatos y según los especialistas y prensa especializada los grandes favoritos son el jeque Salman bin Ebrahim Al Khalifa de Bahrein, el secretario general de la UEFA Gianni Infantino y el príncipe Ali de Jordania.

Están en la contienda también el francés Jerome Champagne y Tokio Sexwale de Sudáfrica, pero tienen pocas posibilidades.

Ninguno de los candidatos es perfecto. El jeque Salman ha sido severamente criticado por no proteger ni defender a futbolistas que supuestamente fueron torturados por haber participado en manifestaciones en Bahrein en el marco de la Primavera Árabe en 2011 las cuales  fueron brutalmente reprimidas por el régimen.

Por su parte, Infantino, nacional suizo, también tiene los suyo. Es visto como “oportunista” pues siendo segundo de a bordo de la UEFA lanzó su candidatura cuando Platini quedó prácticamente eliminado de la carrera. Y es precisamente su relación cercana con Platini, la que para muchos sugiere que de ser el nuevo presidente de la FIFA, el escenario sería básicamente «más de lo mismo», especialmente por quienes le han demostrado abiertamente su apoyo: Conmebol y Concacaf, las más castigadas por la justicia.

La Concacaf -que agrupa al futbol de América Central, del Norte y el Caribe- y la Conmebol -a cargo de Sudamérica-, están en el centro de un escándalo de corrupción por el que hasta la fecha han sido acusadas por la justicia de Estados Unidos 41 personas, incluyendo las cabezas de dichas asociaciones.

El Departamento de Justicia estadounidense ha procesado a los tres últimos presidentes de la Concacaf: Jack Warner, de Trinidad y Tobago; Jeffrey Webb, de las islas Caimán; y el hondureño Alfred Hawit.

En el caso de la Conmebol, el ex presidente Nicolás Leoz y su líder más reciente, Juan Ángel Napout, ambos de Paraguay, también tienen acusaciones en su contra, junto a muchos otros destacados dirigentes. Al parecer Infantino también tendrá el apoyo del bloque europeo. Se ha considerado que Infantino al tomar la presidencia del organismo pudiera hacerse de la vista gorda, dar carpetazo al escándalo de corrupción muy en línea con la filosofía del “vive y deja vivir” para poder concentrarse en lo principal: el fútbol.

Finalmente Ali, quien dice que es el único que no necesita de un abogado en todo este lío, promete transparencia y un cambio de raíz en la FIFA. En un encuentro con periodistas en Ginebra Ali se comprometió, entre otras cosas, a publicar completo el polémico informe «García», que solamente conocen 4 altos funcionarios de la FIFA. El informe es una investigación exhaustiva realizada por el antiguo Fiscal General de Estados Unidos, Michael J. Garcia, sobre las licitaciones de los mundiales de Rusia (2018) y Qatar (2022). Quizá sea la transparencia que promete y su récord como persona íntegra, los que jueguen en su contra así como el hecho de que viene de un país en el que el fútbol es un deporte relativamente joven.

Este viernes 26 de febrero los ojos del mundo estarán puestos en las elecciones del nuevo presidente de la FIFA y yo que no entiendo mucho de fútbol, pero que tengo “cero tolerancia” para los corruptos, también estaré en Zurich siguiendo muy de cerca este día considerado como “clave” para la credibilidad del máximo órgano rector del fútbol internacional.

Gabriela Sotomayor.
Ginebra, Suiza, 22 de febrero de 2016.

Compartir este editorial

 

Editoriales anteriores

 

¿De qué se ríe Javier Duarte?

“En una exacta foto del diario, señor ministro del imposible, vi en plena risa y en plena euforia y en pleno gozo su rostro simple. 
Seré curioso, señor ministro, 
de qué se ríe, de qué se ríe» ( Mario Benedetti). Con la risita nerviosa de Javier Duarte en el momento de su captura me vino a la memoria ese texto que después fue musicalizado.

Decepciona el silencio de la ONU sobre el muro de Trump

Corresponsales de ONU en Ginebra hemos expresado serias preocupaciones por la falta de una voz crítica y contundente de Naciones Unidas sobre la orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos Donald Trump sobre la construcción del Muro en la frontera con México y la posible deportación de unos tres…

Es cierto Señor Presidente, sólo tenemos malas noticias

Esta vez me dirijo a usted Señor Presidente Enrique Peña Nieto para decirle que tiene razón en decir que los medios de comunicación inundan el espacio con malas noticias. Es cierto, totalmente cierto y uno de los responsables de que así sea es usted Señor Presidente, su querida esposa y sus allegados. Su gobierno…