Insultante la entrega del Águila Azteca al rey de Arabia Saudita

Dos-puntosPuedo entender que el presidente de México Enrique Peña Nieto haya hecho un viaje realmente desesperado a Medio Oriente por la crisis de los precios del petróleo. Pero lo que está más allá de cualquier lógica, es absolutamente incomprensible y fuera de lugar es que galardone con la Orden del Águila Azteca, en grado de collar, al rey Salman Bin Abdulaziz Al-Saud de Arabia Saudita, máxima condecoración que entrega el gobierno mexicano a jefes de estado.

Es un insulto que México siendo un país que no practica la pena capital y que defiende su abolición en foros internacionales como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, le haga entrega de una condecoración al rey que a principios de este año aprobó la ejecución de 47 presos en un solo día, entre ellos el líder musulmán chiita  Nimr al Nim, lo que ha provocado una muy inoportuna escalada de tensiones en Medio Oriente.

Y además en 2015 el gobierno saudita perpetró las ejecuciones de 151 personas, algunas de ellas condenadas a muerte cuando eran menores de edad.

¿Es eso lo que está premiando nuestro gobierno?

Entre los estadistas que a lo largo de los años han recibido la Orden del Águila Azteca figuran Nelson Mandela, el general Eisenhower, la reina Isabel II de Inglaterra, el rey Gustavo de Suecia, Michel Bachelet, José Mújica, Juan Manuel Santos y entre otras personalidades los premios Nobel Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Nadine Gordimer.

Por otra parte, llama la atención que el gobierno de Los Pinos que se ufana de los avances en la legislación de derechos humanos, le resta valor al galardón al entregárselo al mandatario saudí justo cuando se cumple un año del castigo al bloguero Raif Badawi quien fuera azotado públicamente en la plaza de Yidda por ejercer su derecho a la libertad de expresión.

Cabe recordar que esos 50 azotes fueron parte de la condena a mil latigazos y 10 años de prisión impuesta por un tribunal en mayo de 2014 porque el joven bloguero creó un foro en Internet para el debate público y por “insultar al islam”.

¿Es esta salvajada cometida en pleno siglo XXI la que reconoce el gobierno de Peña Nieto?

Amnistía Internacional, la ONU , activistas y muchos más, han condenado a Riad por su “absoluto desprecio por la vida y por los derechos humanos” además de denunciar al régimen saudita por torturas, lapidaciones a mujeres, detenciones arbitrarias y por cometer crímenes de guerra con su ofensiva aérea en Yemen.

Creo que una vez más los asesores del presidente demuestran que son sus peores enemigos.

Yo, que observo el acontecer del mundo desde la nevada Ginebra, me siento ofendida. Me parece una falta de respeto para los mexicanos. Una cosa es que EPN realice una visita de estado para tratar de lograr acuerdos que beneficien al país y otra muy distinta es ir a regalar una condecoración sin ninguna dignidad y a cambio de favores.

Gabriela Sotomayor, Ginebra, Suiza.

Compartir este editorial

Editoriales anteriores

 

¿De qué se ríe Javier Duarte?

“En una exacta foto del diario, señor ministro del imposible, vi en plena risa y en plena euforia y en pleno gozo su rostro simple. 
Seré curioso, señor ministro, 
de qué se ríe, de qué se ríe» ( Mario Benedetti). Con la risita nerviosa de Javier Duarte en el momento de su captura me vino a la memoria ese texto que después fue musicalizado.

Decepciona el silencio de la ONU sobre el muro de Trump

Corresponsales de ONU en Ginebra hemos expresado serias preocupaciones por la falta de una voz crítica y contundente de Naciones Unidas sobre la orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos Donald Trump sobre la construcción del Muro en la frontera con México y la posible deportación de unos tres…

Es cierto Señor Presidente, sólo tenemos malas noticias

Esta vez me dirijo a usted Señor Presidente Enrique Peña Nieto para decirle que tiene razón en decir que los medios de comunicación inundan el espacio con malas noticias. Es cierto, totalmente cierto y uno de los responsables de que así sea es usted Señor Presidente, su querida esposa y sus allegados. Su gobierno…