¿Por qué Brasil tardó en sonar la alarma por los bebés Zika?

Dos-puntosA unos días de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que la relación del virus del Zika con casos de microcefalia y complicaciones neurológicas en bebés constituye una “emergencia de salud pública de preocupación internacional”, surgen varias preguntas a las que nadie , hasta ahora, ha dado una respuesta convincente.

¿Por qué tardó tanto el gobierno de Brasil en sonar la alarma sobre miles de bebés nacidos con microcefalia?

¿Cómo es posible que la OMS hasta hace dos semanas jamás alertó sobre este fenómeno verdaderamente inusual y profundamente dramático de bebés que presentaban al nacer complicaciones neurológicas o cabezas anormalmente pequeñas  en una zona localizada en el noreste de Brasil?

Por ejemplo, con la crisis del Ébola, la OMS dio a conocer los primeros casos aislados en Guinea, poco después en diversos encuentros con la prensa en Ginebra, sede del organismo, informó sobre su propagación a Liberia y Sierra Leona , y tiempo después cuando empezaron a surgir casos en otras partes del mundo, especialmente en países de occidente,  declaró la emergencia mundial.

Sin embargo, llama particularmente la atención que en lo que se refiere a Brasil esa información gradual sobre una cuestión verdaderamente fuera de lo común nunca, que yo sepa, se dio a conocer. Es preocupante que la OMS en Ginebra no hizo referencia al caso en sus sesiones informativas hasta ya entrado el mes de enero.

Los primeros casos de Zika se detectaron en mayo de 2015 en Brasil pero no fue hasta octubre de ese mismo año que el ministerio de salud de ese país comenzó a documentar también un aumento de microcefalia en bebés nacidos sobre todo en el noroeste del país y la mayoría de ellos en familias de bajos recursos económicos.

En pleno siglo XXI un bebé con microcefalia es inusual, diez bebés con microcefalia en una misma región son causa de profunda preocupación, cien bebés con esta característica en diversas partes del país  son ya causa de alarma y motivo de interrogantes e investigaciones, mil casos de bebés nacidos con esta condición es una cuestión verdaderamente trágica y un razón válida para solicitar ayuda de donde sea para tratar de entender qué es exactamente lo que está pasando.

Cuando la OMS declaró la emergencia en Brasil se contabilizaron al menos 4 mil 900 casos. Cuatro mil 900 bebés con microcefalia hasta entonces casi invisibles para la comunidad internacional, 4 mil 900 familias destrozadas y abandonadas a la buena de Dios.

No es claro cuándo es que Brasil notificó a la OMS por estos casos.

¿Será que el gobierno de Dilma trató de ocultar el drama de los bebés Zika por temor a que los Juegos Olímpicos estuvieran en riesgo? ¿O es que la OMS fue notificada y no tomó las acciones e investigaciones necesarias para determinar qué es lo que sucedía en Brasil y el boom de niños nacidos con complicaciones neurológicas o microcefalia?

Es probable que para el gobierno de Brasilia era más conveniente esperar hasta que pasaran las Olimpiadas en las que están en juego miles de millones de dólares.

¿Cómo es posible que un ministerio de salud espere hasta que nazcan casi 5 mil bebés con microcefalia para movilizarse? ¿O es que sabían perfectamente lo que estaba ocurriendo y trataron de contenerlo? ¿Será que se vieron obligados a reportar la trágica situación cuando el virus comenzó a propagarse de manera explosiva hacia otros países del continente y fue imposible ocultarlo?

¿Es que el sufrimiento de casi 5 mil mujeres y sus familias no importa?

Es muy probable que el gobierno de Dilma temiera que el drama de los bebés Zika fuera un obstáculo para el buen desarrollo de los juegos olímpicos y que el brote pudiera alejar a miles de turistas y la derrama económica que traerían consigo.

Una vez más la directora de la OMS Margaret Chan se tarda en reaccionar ante la crisis. Tampoco es proactiva ante la grave situación ya que ahora existe la sospecha de que el virus del Zika se contagie por vía sanguínea y permanezca en el semen; tal como lo demuestra el primer caso de microcefalia reportado en Texas. La madre del bebé no viajó a los países en donde ronda el siniestro mosquito, pero el padre de su bebé, sí.

Además, resulta inconcebible que la OMS al lanzar la alerta mundial no recomiende a las mujeres embarazadas o a las que tienen planeado concebir suspender los viajes a las zonas más afectadas.

Hasta ahora han sido los gobiernos los que han hecho las recomendaciones a su población, es el mismo Comité Olímpico Internacional el que ha pedido a mujeres embarazadas que “no vayan a las olimpiadas’’, pero no la OMS, el organismo de salud de Naciones Unidas.

Hoy, el escenario es particularmente dramático, con miles de mujeres embarazadas que se encuentran en vilo y un virus difícil de contener y que debido al fenómeno del Niño se propaga ya a 32 países tanto en América Latina, Estados Unidos, en el sureste asiático principalmente en Maldivas , en las islas Fiji , Samoa y hasta el remoto Cabo Verde en el continente africano.

Es urgente que la comunidad científica internacional se ponga manos a la obra para dilucidar si el virus del Zika es el causante de las complicaciones neurológicas en los bebés, la OMS señaló que hay una fuerte sospecha , pero es imperativo demostrarlo, desarrollar una vacuna y para ello las autoridades de salud en Brasil deben colaborar y entregar muestras del virus.

Yo que he seguido desde aquí otros brotes epidémicos como el del H1N1 o el del Ébola, considero que estos cuestionamientos, la tardanza de Brasil y también de la OMS para sonar la alarma sobre el Zika y solicitar una evaluación de expertos, deben ser aclarados. Cuanto antes, mejor.

Gabriela Sotomayor.
Ginebra, Suiza, 5 de febrero de 2016.

Compartir este editorial

 

Editoriales anteriores

 

¿De qué se ríe Javier Duarte?

¿De qué se ríe Javier Duarte?

“En una exacta foto del diario, señor ministro del imposible, vi en plena risa y en plena euforia y en pleno gozo su rostro simple. 
Seré curioso, señor ministro, 
de qué se ríe, de qué se ríe» ( Mario Benedetti). Con la risita nerviosa de Javier Duarte en el momento de su captura me vino a la memoria ese texto que después fue musicalizado.

Decepciona el silencio de la ONU sobre el muro de Trump

Decepciona el silencio de la ONU sobre el muro de Trump

Corresponsales de ONU en Ginebra hemos expresado serias preocupaciones por la falta de una voz crítica y contundente de Naciones Unidas sobre la orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos Donald Trump sobre la construcción del Muro en la frontera con México y la posible deportación de unos tres…

Es cierto Señor Presidente, sólo tenemos malas noticias

Es cierto Señor Presidente, sólo tenemos malas noticias

Esta vez me dirijo a usted Señor Presidente Enrique Peña Nieto para decirle que tiene razón en decir que los medios de comunicación inundan el espacio con malas noticias. Es cierto, totalmente cierto y uno de los responsables de que así sea es usted Señor Presidente, su querida esposa y sus allegados. Su gobierno…