Trump, el rey del “reality show’’

24-05-2016

Dos-puntosLa brecha entre Hillary Clinton y Donald Trump se ha reducido en los últimos días. De acuerdo al último sondeo de la cadena NBC y  el Wall Street Journal dado a conocer el día de ayer Clinton, favorita en llevarse la nominación demócrata, tiene el 46 % de las preferencias de voto de electores registrados, y Trump un 43 %. Resulta extremadamente preocupante que Trump gane terreno, pero no nos debe de extrañar que a pesar de las incoherencias que dice, siga obteniendo apoyos. A estas alturas de la contienda habrá que tomar muy en cuenta que es experto en el “reality show’’, como productor domina el teje – maneje de ese mundo y además el multimillonario sabe invertir muy bien su capital en su “reality campaign’’.

Bien ha hecho Obama al decir que la política no es un reality show y  que no se puede llevar a un ignorante a liderar  la potencia número uno del mundo, y tiene razón, ocupar la Casa Blanca es un asunto muy serio, pero desafortunadamente las elecciones en Estados Unidos se han convertido en eso, en un “reality show’’ de televisión con varias temporadas, en el que hemos visto como unos se van con lágrimas en los ojos y muy pocos van quedando. Los medios han sido grandes responsables de llevar las elecciones estadounidenses a  una arena similar al cuadrilátero de los luchadores, pero hasta las elecciones pasadas eran políticos los que participaban en la pelea. Esta vez, es muy diferente, no se le puede ganar al protagonista de El Aprendiz con argumentos políticos, se necesita media training y un excelente productor de reality para ganarla. No extrañaría que Trump ya los tenga contratados a todos.

Los demócratas tendrán que tener mucho cuidado y ponerse manos a la obra. Puede ser que el candidato republicano no sepa nada de política tal como lo ha demostrado, dice tener un plan para mejorar la economía,  para vencer a ISIS, para hacer a América Grande de Nuevo, (sin que sepamos en realidad de cuál América estará hablando), pero no ofrece detalles y presume tener estrategias secretas. 

Su método es la provocación, los primeros puntos de raiting los ganó con sus lamentables comentarios contra los mexicanos y el dichoso muro que, por cierto, ya está en el imaginario de todos, pero cabe la posibilidad de que Trump tenga muy claro que no habrá muro, ni lo pagará México, ni hay manera de deportar a 11 millones de mexicanos. Y ahora como sabe que necesita el voto latino para ganar las elecciones, no nos sorprenda que de repente se retracte, o lo suavice, o escoja a alguien con apellido latino para vice-presidente, o que busque el aval de un hispano famoso, todo se vale si se trata de subir la popularidad, no olvidar que el pasado 5 de Mayo subió a las redes una foto suya comiendo una especie de taco tex-mex en uno de sus restaurantes.

Gracias a su estrategia, a los votantes ya se les olvidó si el pasado de Melania Trump, posible primera dama de ese país, no es tan « impecable » tal como lo exigen los estándares de su partido y la doble moral que se maneja en ese país, eso ya no importa, basta con vestirla como nuestra querida y elegantísima Claire (Robin Wright) de House of Cards, con modelos como el acertado vestido blanco que lució muy bien cuando su marido ganó en las primarias de Indiana. Cada detalle perfectamente medido para subir su rating y cuando empieza a bajar el momentum, vuelve a soltar una provocación, una declaración apoteósica, como la de estar dispuesto a hablar con el dictador de Corea del Norte, lo que sea con tal de ganar audiencia y, sobre todo,votos. Ya lo dijo Woody Allen, “Trump es un teatrero’’.

Además de la comunidad latina,Trump también ha arremetido contra mujeres , musulmanes, afrodescendientes, clase política, insultado a contrincantes, despotricado contra lo mismos republicanos, todos profundos errores políticos, pero lo que domina el magnate con su color de piel zanahoria, habrá que reconocerlo, es el “reality’’, el “show’’, el teleprotagoismo y eso está poniendo en serios problemas a Hillary y el magnate se va saliendo con la suya. De ser elegido, el pueblo estadounidense, ávido de grandeza, se pondría en peligro de iniciar un camino sin retorno y renunciar a sus estandartes más altos y a las libertades fundamentales con tanto esfuerzo conseguidas.Y el arrepentimiento llegará demasiado tarde. Que conste.

En estos momentos Clinton, aunque con menos credibilidad y sin el apoyo de la juventud, no necesita que le den clases de política, ni de cómo llevar una nación, ni sobre diplomacia o relaciones exteriores, más bien tendría que estar recibiendo asesoría de productores, directores del citado “reality’’, expertos mediáticos para salir a dar la pelea y envolver su discurso en ese formato que tan bien le ha pagado al multimillonario. No se trata de imitarlo, pero tendría que corregir su estrategia de comunicación.

Hillary tendría que entrenarse en ese escenario si quiere ganar la contienda. Más que necesitar el “endorsement’’ de políticos y estrellas de cine, necesita con urgencia el aval de alguien como Kim Kardashian con más de 30 millones de seguidores en redes sociales y reina indiscutible del “reality show’’. Ese es el nivel en el que se decidirán las elecciones presidenciales de EU, es ahí donde Trump suma seguidores.

Por eso mientras Hillary y sus analistas se preguntan cómo es que el pueblo norteamericano ha votado por alguien ignorante que no trae soluciones concretas a la mesa, sin un proyecto de nación, Trump se prepara para la nueva temporada de su “campaña reality’’ de la que es el gran protagonista y sus colaboradores alistan nuevos y polémicos argumentos que sin duda tendrán como objetivo desacreditar a Clinton y desarmarla en “Prime Time’’. Tal cual.

Gabriela Sotomayor.
Ginebra, Suiza, 24 de mayo de 2016.

Compartir este editorial

 

Editoriales anteriores

 

¿De qué se ríe Javier Duarte?

“En una exacta foto del diario, señor ministro del imposible, vi en plena risa y en plena euforia y en pleno gozo su rostro simple. 
Seré curioso, señor ministro, 
de qué se ríe, de qué se ríe» ( Mario Benedetti). Con la risita nerviosa de Javier Duarte en el momento de su captura me vino a la memoria ese texto que después fue musicalizado.

Decepciona el silencio de la ONU sobre el muro de Trump

Corresponsales de ONU en Ginebra hemos expresado serias preocupaciones por la falta de una voz crítica y contundente de Naciones Unidas sobre la orden ejecutiva del presidente de Estados Unidos Donald Trump sobre la construcción del Muro en la frontera con México y la posible deportación de unos tres…

Es cierto Señor Presidente, sólo tenemos malas noticias

Esta vez me dirijo a usted Señor Presidente Enrique Peña Nieto para decirle que tiene razón en decir que los medios de comunicación inundan el espacio con malas noticias. Es cierto, totalmente cierto y uno de los responsables de que así sea es usted Señor Presidente, su querida esposa y sus allegados. Su gobierno…