Frankenstein regresa a Suiza después de 200 años

10-05-2016

El próximo 13 de mayo la Fundación Martin Bodmer abre sus puertas a la exhibición Frankenstein: Creación de la Oscuridad, la más ambiciosa en su género, en la cual la mítica novela regresa al lugar de sus orígenes, el lujoso y pintoresco barrio suizo de Cologny, en donde Mary Godwin Shelley creó a su monstruo legendario durante el gélido y lluvioso verano de 1816.

“Esta exhibición es única, es la más extensa que se haya montado sobre el libro de Shelley, hasta ahora no ha habido una muestra de esta importancia , sobre todo por el contexto en el que se inserta y la amplitud del material que se podrá ver’’, dijo en entrevista con REFORMA el curador  David Spurr, Profesor Emérito de Literatura Inglesa de la Universidad de Ginebra y uno de los curadores quien destacó que la magia especial que tiene esta muestra sobre Frankenstein es precisamente que “la obra  regresa al lugar de sus orígenes acompañada de obras, manuscritos y  grabados del paisaje de  Ginebra de principios del siglo XIX ‘’.

Spurr confirma que tal como lo narra la historia, en Cologny y no muy lejos del museo en donde tendrá lugar la exposición, Mary Godwin Shelley inició la escritura de “Frankensteino el Moderno Prometeo’’. La joven inglesa Invitada por el poeta Lord Byron a la Villa Diodati, en compañía de su amado el poeta Percy Shelley, John Polidori y otros visitantes, pasaron los días escribiendo y conversando sobre historias de horror hasta altas horas de la noche.

Shelley, (1797-1851) hija de un reconocido filósofo y de una madre fervorosamente feminista, describió ese verano como «húmedo y poco amable en lo que respecta al clima, ya que la lluvia incesante nos obligó a encerrarnos durante días en la casa».

Según narra Spurr, durante esos dos meses el ambiente en esos días en la Villa Diodati fue particularmente eléctrico. Además del brumoso “verano sin verano“ provocado por la erupción del volcán Tambora que tuvo efectos inusitados en el clima de toda Europa, la escritora “vivía su propia tormenta personal debido al suicidio de la primera esposa de Percy Shelley con el que inició su romance estando aún casado“.

Además, en esos días en la Villa Diodati, enmarcada por la belleza mágica del Lago Leman, Byron se refugiaba de las críticas y el rechazo de la sociedad inglesa por la relación incestuosa que tuvo con su media hermana, cuestión que lo obligó a dejar el país para no volver. Es por ello, observó Spurr, que esos meses  significaron para los artistas “un nuevo grado de libertad fuera de su tierra natal’’. Esos meses intensos de charlas sobre ciencia y cuentos fantásticos dieron origen, además de Frankenstein, a El Vampiro de Polidori y algunas obras de Byron como el poema Oscuridad. Todas ellas “clave para la literatura inglesa’’, valoró el catedrático.

“Especialmente Shelley abre camino a la ciencia ficción un nuevo género en la literatura que se adentra en el futuro de la ciencia, aclaró Spurr, por eso Frankenstein no pertenece a lo fantástico o lo sobrenatural“. “Shelley cree que el experimento que describe en el que se da vida al tejido inerte es verdaderamente posible desde el punto de vista científico, convencida por teorías como las de Erasmus Darwin que estaban muy en boga en la época. Simbólicamente la novela es una expresión de la ansiedad que provoca la ciencia cuando el hombre toma el lugar del Creador ’’, explicó.

Así lo cuenta Shelley: «Vi, con los ojos cerrados pero con una nítida imagen mental, al pálido estudiante de artes impías, de rodillas junto al objeto que había armado. Vi al horrible fantasma de un hombre extendido y que luego, tras la obra de algún motor poderoso, éste cobraba vida, y se ponía de pie con un movimiento tenso y poco natural. Debía ser terrible; dado que sería inmensamente espantoso el efecto de cualquier esfuerzo humano para simular el extraordinario mecanismo del Creador del mundo».

Según el curador, Frankenstein : Creación de la Oscuridad también evoca la vigencia de la novela en nuestros días con teorías como el transhumanismo que propone prolongar la vida intercambiando partes y órganos del cuerpo tal como si fueran las piezas de un auto.

La exposición es un esfuerzo conjunto con el curador Nicolas Ducimetière, Director Adjunto de la Fundación Martin Bodmer, y el diseño de Stasa Bibic en la que  se pueden admirar más de un centenar de objetos como el manuscrito de Shelley fechado en el verano de 1816 en Cologny, las primeras ediciones de Frankenstein , una con anotaciones de la autora y una copia para Byron, la primera edición de El Vampiro, litografías  diversos grabados sobre el legendario Prometeo, ediciones de teorías científicas, el retrato de Mary Shelley, pintado al óleo en 1940 por Richard Rothwell, el de Lord Byron realizado  por Richard Westall en 1813, así como el enigmático retrato de John Polidori de F.G. Gainsford , todos recién llegados de la National Portrait Gallery de Londres.

Entre todas ellas, destaca la portada de la edición de 1831, revisada por Shelley, en la que se aprecia el grabado del Prometeo con la imagen de un gigante cuyos rasgos no son monstruosos que es la que más se acercaba a la que vislumbró la autora en su pesadilla, el cual fue elegido por la Fundación Martin Bodmer para el affiche de la exhibición.

Esa es otra característica crucial de la novela que es extremadamente actual, y un motivo de reflexión que también se aborda en la muestra, refirió el catedrático.

“La criatura de Shelley, sin nombre, sin hogar, rechazado, maltratado y aislado por la sociedad, se vuelve monstruoso cuando se convierte en un asesino en serie. Nosotros, hoy en día, también creamos nuestros propios monstruos como los de París y de Bruselas capaces de aniquilar a tantos inocentes’’, concluyó Spurr, haciendo su analogía con el míticoFrankenstein de aquel verano nublado y tenebroso de 1816.

Gabriela Sotomayor, Ginebra, Suiza.
Para Reforma.

Compartir este artículo

Artículos más recientes

México y Afganistán, los países más letales para periodistas en 2018

La Campaña Emblema de Prensa (PEC, por sus siglas en inglés) anunció que desde el comienzo del año, 113 periodistas fueron asesinados en 30 países, siendo México y Afgansitán los lugares más peligrosos para ejercer el periodismo, cada uno con un total de 17 comunicadores asesinados. “En tres países, los periodistas pagaron un precio inaceptable: Afganistán…

Discrepa comisionado de la CICIG sobre perdón a corruptos

El Comisionado de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) Iván Velásquez no comparte la iniciativa de perdonar a responsables de corrupción en el pasado tal como lo ha expresado el presidente electo Andrés Manuel López Obrador. » Yo no tengo opiniones sobre lo que quiere hacer el presidente que va a asumir en México, pero si tengo posición sobre…

Preocupan a ONU prácticas de Trump contra migrantes

Expertos de Naciones Unidas expresaron su rechazo y preocupación por el lenguaje y las prácticas racistas y xenófobas utilizadas por las autoridades estadounidenses, que vulneran las normas internacionales de derechos humanos sobre igualdad y no discriminación. «La respuesta oficial en dicho país, además de violar el derecho internacional, estigmatiza a las personas migrantes y…