Naciones Hundidas: Preparando el terreno

21-04-2021

El presidente Andrés Manuel López Obrador va tejiendo un entramado de hechos y declaraciones que le van preparando el terreno ante una posible derrota en las elecciones del 6 de junio. Si gana Morena todo irá bien, celebrará el ejercicio democrático, pero si pierde, parece que está poniendo en marcha la maquinaria para impugnar los resultados con grandes posibilidades de éxito porque ahora está en el poder.

El presidente se comporta como Donald Trump quien estuvo anunciando un supuesto fraude electoral tiempo antes de la contienda. Llamó a sus seguidores a vigilar las elecciones, a denunciar, en fin, a base de mentiras fue armando el caso hasta que logró incitar y amotinar a su base hasta llegar a intentar la toma del Capitolio. El magnate estuvo a punto de fracturar la democracia estadounidense.

El mismo Lopez Obrador le siguió el juego a Trump argumentando que él también había sido blanco de «fraudes electorales” y decidió no reconocer el triunfo de Joe Biden hasta que ya fue imposible sostener su postura y lo felicitó con una carta que será recordada por su escandalosa mediocridad.

En sus mañaneras AMLO dice que vigilará personalmente la contienda, ha pedido a los seguidores de Morena vigilar las casillas, llamó a los gobernadores a firmar un pacto para garantizar la libertad de los comicios y a no entrometerse, pero el que se mete hasta la cocina es él.

No invitó al titular del INE a dicha reunión y simbólicamente lo que hizo fue ponerse en su lugar. Se posiciona como el árbitro, cuando su papel es de observador. Es un juego peligroso.

«Uno de los compromisos que tenemos y vamos a cumplir es que se respete el voto. Elecciones libres y limpias, nada de fraude electoral. En todo México se ha padecido de fraudes electorales, de trampas para imponer autoridades, eso va a quedar desterrado», dijo desde su púlpito.

Pero cuando el INE le pide respetar las reglas de veda electoral y abstenerse de hacer campaña en las mañaneras, defendió: “No podrían hacerlo porque es mi derecho de manifestación, es mi libertad y eso está por encima de cualquier otra disposición o de cualquier reglamento”. ¿No que por encima de la ley nadie?

En junio AMLO se juega el todo por el todo. Se renueva la cámara de diputados y se eligen a 15 gobernadores. Las elecciones son determinantes para afianzar su proyecto. El INE ha sido atacado, amenazado, desacreditado y además aumenta la violencia política con al menos 65 aspirantes asesinados.

Ante este panorama un grupo de mexicanos hicieron un llamado al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para que envíe una misión especial de observadores electorales con el fin de preservar la democracia.

En la petición afirman que AMLO, su gobierno y Morena, están tratando de destruir al árbitro electoral en México.

“El INE es víctima de expresiones difamatorias que buscan desacreditarlo. Debilitar la presencia pública de la autoridad electoral sólo beneficiaría a quienes se niegan a que el voto de los ciudadanos decida los resultados de las elecciones. Por eso, y por infundados, rechazamos los amagos recientes para desacreditar a los consejeros electorales’’.

“Nadie puede solicitar que el árbitro electoral deje de aplicar las normas a las que está obligado, exigimos que todas las fuerzas y todos los actores políticos respeten las reglas que señalan nuestra Constitución y las leyes electorales”, cita la petición.

El grupo “Misión Rescate México”, se autodefine como un espacio de encuentro masivo online de reconciliación nacional. “Por el bien de la democracia, por el bien de los mexicanos le pedimos que envíe de manera urgente una misión especial de observadores electorales que adviertan el riesgo que se corre en México”, remata la carta.

Quizá AMLO pretende atascar al país en un pantanal de acusaciones en caso de que pierda las elecciones, poco a poco va encadenando un yunque al cuerpo del INE para acabar de hundirlo y aniquilarlo. Pero si no es esa su intención, debería solicitar la presencia de la OEA para despejar cualquier duda. Es necesario.

Gabriela Sotomayor, Ginebra, Suiza.

 

Compartir este artículo