Sr. Presidente: La verdad no es negociable

19-07-2016

Dos-puntosHace unos días, el Presidente de México Enrique Peña Nieto afirmó que “el tema de la ley no es negociarla”, refiriéndose al grave problema que enfrenta el gobierno con la CNTE por la reforma educativa y aunque ese no es el tema que me ocupa ahora, más bien lo que yo le diría al Sr. Presidente es que la verdad no es negociable.

Es inaceptable el tiempo que el gobierno se ha tomado para acordar el mecanismo de seguimiento de las recomendaciones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para continuar con la investigación de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la normal Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Es increíble, imperdonable, indignante, ver cómo el gobierno “regatea”, como en un mercado, un mecanismo que lo que pretende es vigilar que se llegue a la verdad de los hechos y saber qué pasó con los 43 y sobre todo encontrarlos, con o sin vida, pero encontrarlos. Ayotzinapa no se negocia.

Que si el gobierno quiere reducir el número de visitas del equipo operativo, que si iban a poder tener acceso a todos los expedientes, que si mejor dos integrantes en lugar de los cuatro que piden los padres, que si tienen que pedir permiso cada vez que vayan a México, que si esto o que si lo otro. ¿Pero de qué burla se trata? De lo que estamos hablando es de jóvenes desaparecidos y de la necesidad de que el gobierno colabore con un organismo internacional de derechos humanos ya que la investigación realizada por las autoridades resultó ser un tremendo y escabroso engaño.

Se sigue perdiendo el tiempo, se sigue sin abrir nuevas líneas de investigación, el gobierno se sigue aferrando a su ridícula “verdad histórica” del basurero de Cocula refutada con argumentos científicos por peritos argentinos y por los expertos del GIEI. Se sigue alargando el sufrimiento de los padres, se sigue faltando al respeto a los mexicanos, es alucinante.

Según lo que me dijo Carlos Beristain, uno de los expertos del GIEI, durante su breve paso por Ginebra, es que con la nueva hipótesis del quinto camión cargado de heroína estaban “muy cerca” de  comprobar su hipótesis, y lo que se confirmó con la campaña mediática orquestada para desprestigiarlos y con la desafortunada decisión de no extender el mandato del Grupo, es que la voluntad de este gobierno no es la de llegar a la verdad, sino más bien lo que ha intentado desde un principio es distorsionarla, maquillarla y ocultarla.

Además, a pesar de la crisis económica de la CIDH, el financiamiento del mecanismo tampoco debe ser un problema, la misma ex fiscal de Guatemala Claudia Paz y Paz me lo confirmó diciendo que hay todavía 300 mil dólares disponibles.

No solamente es una falta de respeto del gobierno tratar de copar por donde se pueda dicho mecanismo y dejarlo sin alas antes de ponerlo en marcha, es una profunda crueldad para los padres a casi dos años de la desaparición de los muchachos.

Si EPN y sus colaboradores tienen la voluntad de esclarecer este caso emblemático que lo demuestren con hechos, la conciencia les quedará tranquila y será un motivo de esperanza para los familiares de miles y miles de desaparecidos en México. 

Bien lo dice la frase : “La verdad os hará libres’’.

Gabriela Sotomayor.
Ginebra, Suiza, 19 de julio de 2016.

Entradas de opinión anteriores

Naciones Hundidas: Nosotros los López II

Naciones Hundidas: Nosotros los López II

En un día histórico en que se celebra la Batalla de Puebla, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el subsecretario Hugo López-Gatell anuncian otro triunfo histórico: se empieza a ganar la guerra contra el Covid-19 ¡Aplanamos la curva!

Naciones Hundidas: Nosotros los López I

Naciones Hundidas: Nosotros los López I

México navega las crisis económica y la pandémica bajo el mando de Andrés Manuel López Obrador, presidente del país y de Hugo López- Gatell, subsecretario de Salud. Uno con sus mezquindades, el otro con sus opacidades.

Naciones Hundidas: Pandemónium

Naciones Hundidas: Pandemónium

Hay derechos que a pesar del caos de la pandemia no se pueden perder y cuya violación no se puede tolerar: el derecho a saber el destino de los muertos, a identificar sus restos, el derecho a la verdad, un principio ético y fundamental.