Naciones Hundidas: Todos los Hugos

14-02-2022

Los responsables del mal manejo de la pandemia en México deben rendir cuentas por sus decisiones tomadas a pesar de la información que se tenía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la propagación del SARS-Cov-2 y de lo que ocurría en otros países que sufrieron primero los embates del nuevo virus. Especialmente al principio de la epidemia y durante los picos de las olas subsecuentes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador se quejaba del encono de la gente por las denuncias penales contra el subsecretario Hugo López-Gatell, quien al menos debería ser juzgado por negligencia y por acomodar las cifras de muertos. No se tomaron en cuenta los decesos por “neumonía atípica”, ocurridos fuera de los hospitales pues se invitó a la gente a no asistir a los centros de salud a menos de que se presentaran síntomas graves. Muchos se descuidaron porque veían que el Presidente no seguía ninguna medida de salud pública e invitaba a cuidarse con un detente. Por su parte, López-Gatell midió mal la magnitud de la epidemia pensando que sería como la pandemia del H1N1 y que la OMS exageraba. Nunca tomó el teléfono para hablar con el titular de la OMS, lo desdeñó.

“De todo hacen escándalo, al grado de presentar una denuncia penal en contra del doctor López-Gatell por los lamentables fallecimientos de la Covid. Imagínense eso, culpar al doctor de todos los fallecidos por la Covid. Es una desproporción, es muy irracional y conlleva mucho odio. Todos sabemos que se trata de una pandemia’’.

“Hemos hecho todo por salvar vidas’’, dijo AMLO. ¿En serio? ¿Tomaron medidas exhaustivas para auxiliar a los más vulnerables? ¿Protegieron a todo el personal de salud? ¿Ofrecieron apoyos a miles de trabajadores y pequeños empresarios para poder hacer frente al confinamiento? ¡No, no, no! “Entonces, siguió AMLO, se me hace una gran injusticia porque ¿qué va a hacer el Ministerio Público o el juez? Y no es nada más el doctor Hugo, es el Presidente, es el Secretario de Salud. Todos iríamos a la cárcel, todos somos Hugo’’.

Exacto, todos son Hugo y todos deben ser investigados y de ser necesario llevados ante la justicia. Es necesario crear una Comisión de Investigación de Expertos Independientes que hagan una evaluación de la respuesta del gobierno ante la pandemia basada en la ciencia y no en la política. Uno de los errores más graves fue y sigue siendo la falta de pruebas. Muy pocas personas que han tenido el virus se han hecho la prueba y al principio López-Gatell aseguró que no se necesitaba el “test, test, test” que la OMS recomendaba para rastrear al Covid.

Desde un principio México ha ido a ciegas navegando la pandemia y esa ceguera voluntaria requiere rendición de cuentas. El gobierno subestimó al virus y tampoco puso las barbas a remojar cuando otros países estaban hasta el cuello con hospitales saturados.

Ahora con Ómicron tampoco se han hecho las pruebas que son absolutamente necesarias para entender la magnitud de la emergencia. Sin ellas, las cifras son bajas y se entiende por qué nunca se registró, como por arte de magia, el número bestial de casos diarios que reportó Estados Unidos. Quizá en México se contabiliza únicamente a los pacientes que llegan a hospitales públicos porque al parecer no registran las pruebas realizadas en laboratorios privados. Así es muy fácil afirmar que la pandemia “va a la baja”, tal como lo aseguró López-Gatell.

En un país en donde hay independencia de poderes el Subsecretario ya habría sido removido de su cargo para llevar a cabo una evaluación seria de su labor. En Reino Unido, por ejemplo, el puesto del primer ministro Boris Johnson está en la cuerda floja por haber organizado reuniones cuando todos estaban en confinamiento. Que yo sepa nadie está culpando a AMLO, ni a su rémora, ni a Alcocer por las 600 mil muertes en el país, sin embargo, pudieron ser evitadas al menos 190 mil, según un informe de la Universidad de California avalado por la OMS.

El país se hunde en la más absoluta impunidad en cuestión de desaparecidos, asesinatos de periodistas, tortura, ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias, feminicidios y ahora a esta larga lista de graves violaciones de derechos humanos se suman las muertes de la pandemia que se pudieron evitar. No se garantizó el derecho a la vida y a la salud. Minimizar la tragedia y los malos manejos debe traer consecuencias. Todos los Hugos de la 4T, incluyendo a AMLO, deberían ir a la corte. Es lo que toca. Para la negligencia no hay vacuna.

Gabriela Sotomayor, Ginebra, Suiza.
Para Eje Central.